Imagen

Colombia, a la vanguardia en economía creativa.

Colombia a la vanguardia en economía creativa-Creabinars.org

CoCrea un nuevo instrumento para la economía creativa en Colombia.

Colombia, a la vanguardia en economía creativa

Colombia se sitúa a la vanguardia en la gestión de la economía creativa en nuestro contexto iberoamericano, con la puesta en marcha de un nuevo mecanismo de financiación para las industrias culturales, por este motivo Creabinars.org se acerca a conocer a Mónica Ramírez Hartmann, directora de CoCrea.

Desde el pasado 1 de julio,  Mónica Ramírez Hartmann es la Directora de la Corporación Colombia Crea Talento – CoCrea, un organización civil sin ánimo de lucro, de carácter mixto, que impulsará el desarrollo de sectores creativos vinculados a las artes, el emprendimiento y la cultura mediante los recursos generados por un nuevo incentivo tributario.

Mónica, en primera instancia, no proviene  del mundo de la cultura sino de el de los negocios, pero si se ha desarrollado en ella, un especial instinto  por la excelencia en la gestión pública  en un contexto tan específico como el cultural, aunando ambos mundos.

Mónica,  ha sido directora hasta 2019 de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño –FUGA-, donde trabajó por la transformación del Centro de Bogotá a través de las industrias creativas y culturales, y desde 2017 lideró el proyecto Bronx Distrito Creativo de la Alcaldía de Bogotá.

Mónica afirma que CoCrea “ Busca convertirse en una gran agencia nacional de desarrollo de las industrias culturales y creativas, incorporando todas las etapas y segmentos de la cadena de valor, y precisamente poniendo el acento en la transversalidad de todos los procesos incorporando formación, información y distribución”.

En la entrevista con nuestro director Xavier Ferrer, defiende una idea que a muchos puede resultar inédita, que la cultura es un buen negocio, y “ Lo es por que la rentabilidad no es sólo monetaria, es social, sobre todo en territorios donde lo más importante que sucede en un año puede ser un festival o un carnaval”.

 Desde la implantación del nuevo decreto 697 del gobierno colombiano, una ley de mecenazgo que tienen muchos países “ barbecho”,  pero que Colombia  han decidido poner a trabajar gracias a CoCrea, se han creado nuevas oportunidades para empresarios y sectores creativos y culturales, ya que en la medida en la que el empresario puede desgravar un 165% de su base imponible, la inversión en cultura es una buena opción. De ese modo, sobre todo las grandes empresas pueden conectar la cultura con el objetivo de la responsabilidad social empresarial.

Nuestro director Xavier Ferrer, hace hincapié en la entrevista en la idea de que Colombia es pionera a nivel latinoamericano en la implementación de políticas activas para la economía creativa, Mónica Ramírez hace ver en este contexto que “ Es una evolución natural de la política cultural, ya que su gobierno la considera un eje central y un motor del desarrollo económico y social desde hace más de 20 años”. A pesar de esos esfuerzos lamentablemente, la pandemia a causado un tremendo retroceso después de varios años de crecimiento acelerado, retroceso cifrado en un 60% de decrecimiento, vislumbrándose la transformación digital como una de las opciones a corto plazo.

“Lo cierto es que si algo nos dejó la pandemia fue la reconexión del ser humano con la cultura a través  del cine, la literatura y la música”

Mónica Ramírez Hartmann

 Respecto a CoCrea y su dinámica de funcionamiento nos indica, que CoCrea surge del interés de sus socios desde hace años en el fomento de la economía creativa, concretamente de el ministerio de Cultura, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Cámara de Comercio de Bogotá y CONFAMA, una alianza público privada para poner en marcha un nuevo instrumento el decreto 697 aprobado hace apenas 4 meses que supone un gran incentivo tributario para las empresas y una nueva oportunidad para los emprendedores creativos.

CoCrea es la entidad delegada para hacer efectivo esa nueva fuente de financiación para los sectores culturales a través de una convocatoria para titulares de proyectos creativos y aportantes. En la modalidad más vanguardista BancoCrea, se está gestando un cambio de mentalidad, que  probablemente sirva como modelo futuro para muchos gobiernos y países, en la puesta en marcha de un modelo de mecenazgo cultural eficaz y en la puesta en valor de la responsabilidad social cultural de las corporaciones.

Por un lado, Los titulares de proyectos ( personas físicas o jurídicas)  se postulan para la obtención del respaldo con el formulario correspondiente, estableciendo un presupuesto, cronograma, e impacto esperado y reciben una calificación, superando la evaluación y por otro lado los grandes aportantes, que suele ser empresas de consumo masivo, obtienen el incentivo fiscal.

Debido a esta fórmula, según Mónica Ramírez, La convocatoria generará un banco de proyectos culturales de todo el país, que CoCrea ayudará a promover y esa es la verdadera bondad de este mecanismo.

CoCrea abrirá una convocatoria todos los años, pero Cocrea tiene un alcance más amplio, con apenas 3 meses de funcionamiento, tiene la mirada puesta en la próxima Cumbre Internacional de la Economía Naranja que se celebra de manera virtual este año. CoCrea coorganiza junto al Ministerio de Cultura, el Gran Foro Mundial de Artes, Cultura, Creatividad y Tecnología (GFACCT),donde  expertos mundiales en economía, emprendimiento, desarrollo, tecnología y artes, se reunirán, entre el 9 y el 16 de noviembre

También, entre sus funciones reivindica su papel futuro como foco de información y conocimiento en le ámbito de la economía naranja.

A la pregunta de Xavier Ferrer, sobre si Colombia está atendiendo convenientemente la problemática de la internacionalización de las producciones culturales, Mónica afirma que Colombia ha hecho un gran esfuerzo en la exportación, sobre todo, de su artesanía a través de entidades como ProColombia, pero que el objetivo de su gobierno, a medio plazo es la puesta en marcha de un bureau naranja, una agencia especializada en la exportación del talento creativo colombiano, especialmente enfocado en romper el techo del mercado nacional.

“La normatividad es la cáscara, pero lo realmente importante es lo que pasa dentro, que tan vibrante es la actividad que se genera”

Mónica Ramírez Hartmann

Finalmente, Mónica Ramírez aborda el tema de la gestión de los distritos creativos, denominados área de desarrollo naranja, que en Colombia ya suman veinte. Para Mónica, “La normatividad es la cáscara, pero lo realmente importante es lo que pasa dentro, que tan vibrante es la actividad que se genera”. Para Mónica, los distritos creativos han de construir fortalezas en torno a una programación interesante en términos de consumo y procesos, pero lo importante es constatar que la creatividad es exponencial y las conexiones entre los creadores producen una dinámica de relaciones entre ellos, construyendo un genuino tejido productivo.

LA GESTIÓN CULTURAL ¿HACIA LA PRECARIZACIÓN O HACIA LA CONSOLIDACIÓN? / Web

EXTRACTO DEL ARTíCULO DE JUAN ANTONIO GALLART PARA ECONOMíA3

https://economia3.com/2020/08/20/277193-gestion-cultural-hacia-precarizacion-consolidacion/

El pasado día 24 de julio tuvo lugar en el Centre del Carme Cultura Contemporània la presentación del informe elaborado por Econcult Análisis del impacto de la Covid-19 sobre el sector cultural, un trabajo dirigido por el investigador de la Universitat de València Raúl Abeledo. En él, la mitad de los encuestados preveían pérdidas mayores del 75% en sus ingresos durante el segundo trimestre. El informe extraía como conclusión principal “dos escenarios posibles: uno caracterizado por la pérdida de autonomía del sector cultural y un aumento de la precarización o un escenario en el que la cultura se sitúe como un derecho básico de la ciudadanía”. Uno de los factores de los que dependerá que el futuro se decante por un escenario u otro es “la capacidad de vertebración sectorial y movilización de los agentes y organizaciones culturales”.

A pesar de lo que pueda parecer, el ámbito cultural no depende sólo de la calidad artística de quienes protagonizan pantallas, escenarios o galerías de arte. No podríamos disfrutar de ellos si no existiera detrás un sector que parecía vivir un notable crecimiento, a base de coraje, antes del desastre: nos referimos a las micropymes de gestión cultural, tan poco conocidas por el público general, incluso por el asiduo a la cultura. Hemos querido realizar un pequeño acercamiento a ellas a través de cuatro empresas de pura actividad transversal: a+, Soluciones CulturalesLavisible, agencia de comunicación y coordinación de proyectos; la Asociación para el Fomento de la Economía Creativa, Viver Creatiu; y la agencia de comunicación y marketing Mercacine.

Por su parte, Xavier Ferrer es consultor en economía creativa y curador en cultura digital. Trabajó durante cinco años en la Universidad Nacional Autónoma de México y, a principios de 2019, fundó la plataforma Viver Creatiu bajo una mirada global y con características singulares. “Es una asociación profesional sin ánimo de lucro que tiene como objetivo principal el impulso de los sectores creativos, su defensa y visualización. La iniciativa vino de la mano de constatar la inexistencia de un debate público en España respecto a las industrias creativas y culturales. Desconocimiento que afecta a la, cada vez más evidente, importancia estratégica de la economía creativa”.

Como contraste, cita el ejemplo de Gran Bretaña: “El British Council, como organismo de estado, articula todo el sector. Los británicos son muy conscientes de su peso económico (un 6% del PIB actual), de su potencial de crecimiento futuro en términos de empleo estable y de calidad” . Y constata el alcance de su proyecto con la mirada puesta en Latinoamérica: “Viver Creatiu, ha adoptado forma de hub creativo digital con la denominación Creabinars, asumiendo que nuestro espacio natural es Latinoamérica, un potencial mercado de más de 500 millones de personas nativas en español.

Hemos abierto recientemente nuestras delegaciones en México y Argentina y enfocado nuestros objetivos al intercambio, internacionalización, formación, digitalización, difusión de la innovación y consultoría  para universidades, industrias y gobiernos”. Así, “recientemente, la Unesco reconoció a Creabinars, como el primer centro creativo digital en español” y lo incluyó en la iniciativa mundial #Resiliart“una estrategia para hacer de la cultura y creatividad uno de los factores claves del desarrollo económico sostenible”.

Una apelación al encendido de luces largas que recoge Xavier Ferrer: “El sector audiovisual en general, saldrá muy reforzado invadiendo todo el espectro. Lo transmediático será el inmediato futuro, viene una era de creatividad inmersiva, realidad virtual y aumentada, podcast, audiolibros, videolibros, streaming on voice demand, y eso supondrá un cambio necesario”. En otras palabras: “La industria de la interactividad y del entretenimiento tienen un largo futuro, veremos cómo se irán transformando para mejorar nuestra calidad de vida”.

El Viver Creatiu, de Xavier Ferrer no pierde de vista lo que pasa en el exterior y subraya el carácter propio de esta crisis como un avance hacia la famosa economía limpia y sostenible que -lógicamente, viniendo de donde venimos- tanto cuesta asentar:  “La economía mundial es consecuencia de un modelo agotado, la lógica del consumo infinito e irresponsable ya no es aceptable. Las industrias con futuro son circulares y no contaminantes, es lo que deja claro esta pandemia. En ese sentido, las industrias creativas y culturales son un nicho de oportunidad ilimitada. Gran Bretaña calcula crear 1 millón de puestos de trabajo en nuestras industrias con un impacto correlativo en el PIB en los próximos cuatro años. Las expectativas de crecimiento en estos sectores son muy altas, solo es cuestión de quitarse el velo de los ojos”.