Imagen

Tejer redes, construir el cambio.

Las redes son las venas de nuestro cuerpo social, las vías por las que circula la información y el conocimiento en nuestro tiempo.

Por Xavier Ferrer, director de creabinars.org

http://www.linkedin.com/in/xavier-ferrer-serra

En Creabinars.org somos una red, una hub digital construido con nodos activos en conexión global, por eso al plantear esta primera píldora de economía creativa para la Cátedra iberoamericana de Industrias Culturales y Creativas, Alejandro Roemmers, nos preocupa hablar de gestión de redes y de su impacto en la economía creativa.

Hoy para iniciar el espacio de píldoras de economía creativa, invitamos a Cristian Figueroa, director y fundador de tejeredes.net, experto en metodologías y procesos que involucran el desarrollo de redes y comunidades de personas y organizaciones en espacios de cooperación social y económica a través del uso de tecnologías sociales. Cristian, tiene un amplia experiencia en emprendimiento cultural y social.

Como afirma el profesor Manuel Castells, la sociedad red, es la estructura social de nuestro tiempo, la trama de nuestras vidas, como lo fue antaño la sociedad industrial. Se fue formando en las dos últimas décadas del siglo XX, y se ha ido desplegando en el conjunto de la actividad humana, hasta transformar todo lo que hacemos, vivimos y sentimos. No es que la tecnología nos determine. Ha sido la interacción entre cambios culturales, sociales, geopolíticos con una de las mayores revoluciones tecnológicas de la historia, la que transforma información y comunicación. El resultado ha sido que vivimos de forma cotidiana en una red de redes, locales y globales, en todas las dimensiones de nuestra vida.

El mundo según Manuel Castells

Las redes para las industrias creativas y culturales, pueden entenderse con una doble lectura, como un escenario ideal para la comunidad cultural universal, apoyado en una filosofía solidaria en la transmisión del conocimiento y las experiencias, y por otra parte, una estructura económica, que imagina a cada red como una oportunidad para desarrollar potenciales mercados culturales. Entre una y otra, aparecen suficientes opciones de matices que las caracterizan.

¿Por qué son importantes las redes y su gestión adecuada en este preciso momento de la historia?

Según Cristian Figueroa Director y Fundador de TejeRedes.net, estamos en un contexto en el que los sistemas tradicionales de emprendimiento y gestión se encuentran en cuestión  y en parte, son considerados responsables de la crisis  social, económica, ambiental y organizacional. Estos sistemas  heredados a lo largo de la historia, derivaron especialmente de la primera revolución industrial, de la consecuente masificación de la producción y de las formas de comunicación del siglo XX y no son útiles  ya para el siglo XXI en la cuarta revolución industrial. En estos sistemas arcaicos, las personas de una organización eran sólo una parte de un sistema jerárquico de decisiones unilaterales.

A partir de la necesidad de buscar soluciones, y gracias a los diferentes avances de las tecnologías sociales (para conectar personas y multiplicar iniciativas y conocimientos), muchos emprendedores, equipos y organizaciones comenzaron a modificar sus esquemas tradicionales de gestión y administración, por otros más ajustados a las necesidades globales del presente y que, por otra parte, pusieran como eje al ser humano y su bienestar (calidad de vida).

La buena noticia, es que la dinámica del mercado ha hecho que progresivamente las comunidades piramidales se aplanen. Se empieza a trabajar más en red y en marcos compartidos de colaboración generando un valor, a largo plazo, con el cliente y los trabajadores. Lo anterior,ha ido generando un cambio cultural en las comunidades. Independiente de si el cambio se inicia desde arriba o abajo, sus ventajas son evidentes, mejorando las relaciones de intercambio de valor.

El diseño y gestión de comunidades colaborativas, requiere la implementación de conceptos, metodologías, tecnologías sociales y prácticas basadas en el trabajo en red y sistemas de gestión colaborativos a través del desarrollo de sistemas no lineales.

“ Tejer redes es algo así como instalar el cableado por donde circulará la comunicación. A partir de allí, los variados contenidos que se quieran conectar fluirán sin obstáculos. Cuando estamos en Red, nos disponemos a reconocer a los otros como potenciales fuentes de inspiración, en lugar de percibirlos como estorbos o competidores”

Sonia Abadí

¿Cúal es el objetivo de una metodología colaborativa como esta?

“El objetivo de la metodología tejeRedes es que las comunidades de emprendedores, equipos y organizaciones aprendan, diseñen, planifiquen e implementen una gestión o trabajo en red, a través de un sistema de articulación colaborativo, y promover el perfil del Articulador, que permita implementar las tecnologías sociales necesarias para que los participantes puedan cultivar un valor social, de conocimiento y de uso o cambio, promoviendo un sistema social y económico diferente al tradicional”

Cristian Figueroa
¿Que hacemos en TejeRedes?

Los beneficios  en relación al trabajo en red y sistemas articulación colaborativos son amplios:

A través de la articulación de conversaciones y relaciones, se construyen y emergen los liderazgos naturales (desde las bases de la comunidad).

Se abandonan los esquemas piramidales y unidireccionales para justamente horizontalizar la estructura y distribuir las conversaciones.

Promueven conversaciones en código abierto, compartido. Características fundamentales de una cultura colaborativa.

Se gestionan las organizaciones

 -usando el instinto y conexión de lo humano- para promover procesos caórdicos (gestión entre el caos y orden)

sistema caórdico

¿Como podemos establecer redes de colaboración activas?

Una comunidad está determinada por un número acotado de personas, las cuales son reconocidas por los miembros o nodos de la red. Se dice que una comunidad es una organización orientada a la acción cuando las personas de la misma se conocen y mantienen la fraternidad en un estado de permanente movimiento y armonía. Por ende, los hilos de la comunidad están continuamente comunicados.

Si imaginamos la comunidad como una verdadera fauna, podemos caracterizar a los actores que se encuentran y conviven en ella como polinizadores, articuladores, líderes, participantes activos (trabajadores o ejecutores), pasivos (estrategas o reflexivos) y cuidadores/ astutos. Cada actor puede caracterizarse por alguno de estos conceptos, sin embargo la mayoría es una mezcla.

Lo importante, ahora, es saber que en una red, ningún ser humano es igual a otro y que conforme a nuestra multipertenencia, en el espacio en que nos hallemos, también asumiremos distintos roles.

Muchos equipos o red/comunidad local se forman por acciones sociales o de emprendimiento, sin embargo, siempre existe una persona que destaca por sus cualidades de agente de cambio.Es decir, personas que son activistas sociales o emprendedores. La mayoría de ellos tienen un apellido en común: líderes

Éstos desarrollan procesos de cambio, en la cual:

En primer orden, identifican en la comunidad necesidades o problemas para transformarlos en oportunidades o retos.

Segundo, la comunidad se interesa por el reto y son capaces de impulsar directamente soluciones o equipos colaborativos para abordarlos.

Tercero, desarrollan un proyecto traducido en un negocio o acción de cambio social.

Cuarto, implementan el cambio a través del proyecto (producto o servicio).

Quinto, la comunidad valida y participa del proyecto (comprando el producto o servicio) o proceso de cambio.

El articulador

Desarrollar networking o trabajar en red es la manera en la que el Articulador teje y enreda los movimientos y conversaciones de las personas o CLEHES de la comunidad.

El articulador tiene un papel modulador central , existen ocasiones en las que el articulador debe activar más sus capacidades artísticas (en cuanto a las conexiones sociales) y, otras veces, equilibrar los movimientos de la red a las lecturas que emergen desde el cruce conceptual y metodológico en que transita la comunidad (que asociamos a las capacidades arquitectónicas). Por ejemplo, si una comunidad se encuentra con el ánimo bajo, se deben activar desde un punto de vista artístico las capacidades para subir el estado anímico. Lo anterior, debe hacerse de acuerdo al propósito central de la comunidad.

Así como el Articulador teje el equilibrio de la red, en ocasiones deberá tensionar y, en otras, relajar la red en la comunidad. Incluso, deberá cortar ciertos nodos que estén mal acomodados en la red.

Tejer es un arte que promueve el trabajo en red colaborativo. La máxima expresión de un articulador es, justamente, cuando no está y su invisibilidad logra que mágicamente la comunidad se articule por su propia sinergia.

Para más información sobre este tema:

https://www.tejeredes.net/

https://es.wikipedia.org/wiki/Sociedad_red

https://www.lavanguardia.com/opinion/20200118/472937590818/la-nueva-sociedad-red.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s