Imagen

Industrias creativas y automatización.

¿ Qué les sucederá a las industrias culturales y creativas ante el impacto de la automatización?

Los sectores creativos digitales serán un nicho de crecimiento de empleo y de oportunidades económicas en el futuro inmediato.

por Xavier Ferrer , Director de Creabinars.org/ Valencia

Xavier Ferrer i Serra

La fuerza de la automatización es avasalladora, las previsiones de su impacto en pérdidas de empleos, transformaciones de modelos empresariales y cambios de paradigmas culturales, producen incertidumbre y muchas preguntas aún sin respuesta.

En nuestro presente, la economía muda en su faz desde una economía de la mercancía hacia una o unas  economías del conocimiento, economías en las que los procesos de generación de riqueza tienden de modo creciente a centrarse en la producción de conocimiento y a su  distribución dentro de las redes, al control y generación de nuevos metadatos.

Todo este conglomerado de  cambios , inevitablemente conlleva impactos, entre los que figura la creciente y preocupante pérdida de millones de puestos de trabajo por la automatización, la aparición de nuevas  fórmulas empresariales bajo la fórmula de plataformas,  el desarrollo de nuevos perfiles profesionales de manera simultánea y la exigencia de nuevos modelos educativos para el futuro inmediato.

Según el Foro Económico Mundial, basándose en datos actuales , se estima que para el año 2025, 85 millones de puestos de trabajo podrían ser desplazados por un cambio en la división del trabajo entre los humanos y las máquinas, mientras que podrían surgir 97 millones de nuevos papeles más adaptados a la nueva división del trabajo entre los humanos, las máquinas y los algoritmos.

La automatización, junto con la recesión de COVID-19, está creando un escenario de “doble perturbación” para los trabajadores. Además de la actual interrupción por los cierres inducidos por la pandemia y la contracción económica, la adopción de tecnología por parte de las empresas transformará las tareas, los empleos y las habilidades para el 2025. El 43 por ciento de las empresas encuestadas por el World  Economic Forum indican que están dispuestas a reducir su fuerza de trabajo debido a la integración de la tecnología, el 41% tiene previsto ampliar el uso de contratistas para trabajos especializados y el 34% tiene previsto ampliar su fuerza de trabajo debido a la integración de la tecnología.

Para 2025, el tiempo dedicado a las tareas actuales en el trabajo por los humanos y las máquinas será igual. Una parte significativa de las empresas también esperan hacer cambios a los lugares, sus cadenas de valor y el tamaño de su fuerza de trabajo debido a factores que van más allá de la tecnología en los próximos cinco años.

Según la OCDE, las actividades de más baja cualificación serán las más propensas a la automatización, mientras que se demanda cada vez más nuevas profesiones relacionadas con las nuevas tecnologías  y la creatividad, lo que conducirá según muchos expertos, a la polarización del mercado laboral y a la irrelevancia económica de muchas personas .

En conexión con lo expresado anteriormente, en nuestras sociedades post-industriales, los sectores creativos, especialmente los de base digital, son considerados esenciales porque no sólo  serán fuente de nuevas profesiones, o porque ofrecen cifras de negocio superiores a la media, sino porque, y  esto si es muy significativo,  son altamente resilientes frente al impacto de la automatización.

Esta circunstancia, viene avalada por un estudio de uno de los think tank más importantes del mundo dedicados a la innovación, Nesta Foundation, institución que concluye  que  las profesiones creativas resultan difícilmente automatizables. En dicho estudio, se aporta un dato muy significativo, ya que más de un 87% de las profesiones creativas podrán subsistir frente al hecho contrastado de una notable eliminación en el resto de profesiones. Respecto al resto de áreas económicas no creativas , la desaparición está  cifrada en un inquietante 49% en los próximos  años, desde 2015 al 2030, según los profesores Osborne y Frey de la Universidad de Oxford.

El profesor Frey explica como impactará la automatización en el mundo del trabajo .

El estudio de Nesta al que nos referimos en el párrafo anterior ,  concluye que “Las máquinas pueden emular con más éxito a los seres humanos cuando un problema se especifica con suficiente antelación, es decir, cuando el rendimiento puede cuantificarse y evaluarse directamente, y cuando el entorno de la tarea laboral es lo suficientemente sencillo como para permitir un control autónomo. No obstante , cuando las tareas sean altamente interpretativas, orientadas a “productos cuya forma final no esté totalmente especificada de antemano”, y cuando los entornos de las tareas de trabajo sean complejos – serán sólo un apoyo, siendo el ser humano difícilmente sustituible, es decir en los sectores creativos”.

¿ Qué habilidades necesitamos para el trabajo del futuro?

Por tanto, con la inteligencia artificial asumiendo las tareas rutinarias,  se abrirá un escenario en el  que sucumbirán  muchos negocios tradicionales, pero que a su vez,  aparecerán inmensas oportunidades para las personas que combinen habilidades creativas y juicio crítico, aptitudes resistentes a la inteligencia artificial .

Una reciente colaboración de Nesta con la Oxford Martin School of Business, señaló además que en el futuro habrá una gran demanda de aptitudes interpersonales, como la colaboración y la coordinación, aptitudes cognitivas de orden superior, incluida la fluidez de ideas y la originalidad; y aptitudes sistémicas, por ejemplo, el juicio y la adopción de decisiones.

La OCDE avisa también de que la brecha en las habilidades demandas continúa siendo alta, ya que las habilidades necesarias para muchas actividades actuales son susceptibles de cambiar en los próximos cinco años. Los principales grupos de habilidades y destrezas que los empleadores consideran que están aumentando en importancia hasta 2025 son aptitudes como el pensamiento crítico y el análisis, así como la resolución de problemas, y habilidades de autogestión como el aprendizaje activo, la resistencia, la tolerancia al estrés y la flexibilidad.

Montserrat Gomendio de la OCDE explica las nuevas habilidades que exige la sociedad digital

“La sociedad digital demanda nuevas competencias como resolución de problemas complejos, pensamiento crítico, trabajo en equipo, creatividad y adaptabilidad”

Montserrat Gomendio
OECD Centre for Skills

En promedio, las empresas estiman que alrededor del 40% de los trabajadores requerirán una re-capacitación de seis meses en los próximos cinco años, según el Foro Económico Mundial.

La creatividad, y su potencial explotación económica, por tanto se configuran como una competencia imprescindible, una ventaja competitiva de las naciones , y un activo a potenciar y desarrollar por los profesionales y empresas.

Ejemplo de este planteamiento estratégico , es  11º Plan Quinquenal de la República Popular de China, que tiene como uno de sus lemas centrales la necesidad de “pasar de hecho en China a diseñado en China” expresión  de que generar propiedad intelectual es más valioso en en la economía del siglo XXI, que producir manufactura.

Las previsiones refrendan esta cuestión y,  por ejemplo en Reino Unido sugieren que las ocupaciones creativas crecerán un 5,3% en los próximos seis años. Esto es el doble del crecimiento de empleo proyectado en toda la economía del Reino Unido y 119.495 empleos creativos adicionales para 2024.[1]

Bajo estas premisas las recomendaciones de los expertos indican que los gobiernos deberían respaldar  una iniciativa educativa en el ámbito de las ICCs, que incluya: una campaña de  promoción de las profesiones creativas para mostrar la riqueza y diversidad de las carreras creativas; oportunidades para aumentar la interacción entre las empresas creativas y los jóvenes; y materiales para que los maestros, los alumnos, los padres y los cuidadores los difundan en las escuelas y los pongan a disposición en línea.

Además de este reforma de la estructura pedagógica, hay que emprender otra que afecta al “cómo” y el  “qué” enseñar, a través de la vía de una formación interdisciplinar y transdisciplinar,   lo que se denomina educación STEAM.


[1] Easton E. 2018. Creativity and the future of job.

https://www.nesta.org.uk/report/creativity-and-the-future-of-work/

Imagen

Economía creativa para la era del “Great Reset”.

Economía Creativa para el ” Great Reset”

Es la hora del ” Gran reinicio” , una oportunidad única para repensar nuestra sociedad, cultura y economía, ¿Qué papel juegan las industrias creativas y culturales digitales en esta transformación?

Por Xavier Ferrer i Serra , Director de Creabinars.org

http://www.linkedin.com/in/xavier-ferrer-i-serra

Las industrias creativas y culturales digitales son un núcleo de innovación constante, un laboratorio de ensayo perpetuo, un ecosistema de creación de modelos de negocio y un crisol de nuevos valores éticos.

En esta serie de artículos que hoy iniciamos, analizaré la estrecha relación que existe entre el camino que han iniciado en sus modos de gestión, en sus estructuras organizacionales o en los nuevos sistemas de valores, las industrias culturales y creativas digitales y su impacto en los cambios estructurales que la sociedad ha de acometer en su conjunto.

La tormenta perfecta, el “Great Reset”.

La pandemia de la COVID-19 está dinamitando los sistemas de salud de los países, la capacidad de respuesta económica de los gobiernos y está evidenciado la incapacidad de numerosas organizaciones para hacer frente a los cambios causados por el virus y la generación de una respuesta suficiente.

El nivel de incertidumbre para la mayoría de stakeholders no tiene precedentes, y gran parte de los contextos para la planificación y la resolución de problemas no se revelan útiles como patrones debido a la variabilidad de patrones , la inestabilidad  y la disrupción provocada por la crisis. La cuestión de fondo es que la pandemia probablemente incrementará la pobreza y la desigualdad, muy especialmente en sectores vulnerables como los jóvenes, que han encadenado ciclos de una crisis sistémica desde 2008.

En el mes de agosto de 2020, el FMI anunció un deterioro de las perspectivas económicas y proyectó que el crecimiento mundial se contraería un 4,9% este año. Una noticia algo alentadora es que la actividad económica mundial, que registró un descenso sin precedentes a comienzos de este 2020, ha comenzado a fortalecerse de manera gradual. Se prevé que la recuperación parcial continúe en 2021. No obstante, las medidas excepcionales adoptadas por muchos países, incluidos los del G20 —con medidas fiscales de aproximadamente USD 11 billones e inyecciones masivas de liquidez por parte de los bancos centrales, son solo un pequeño revulsivo.

perspectivas económicas globales del FMI

Sin embargo y ante esta alarmante situación, paradójicamente estamos ante una oportunidad única,  en mitad de una tormenta perfecta, la única opción que nos cabe es la de alterar el rumbo de la nave, reiniciar el sistema, repensar el capitalismo para transformarlo de manera inclusiva, hacerlo responsable ecológicamente y tecnológicamente humanista.

“La pandemia representa una oportunidad inusual para reflexionar, reimaginar y reiniciar nuestro mundo y forjar un futuro más sano, más equitativo y más próspero.”.

Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial

En esta encrucijada en la que la humanidad se sitúa, el pasado 14 de julio 2020, Klaus Schwab junto a Thierry Malleret, presentaron un libro que contiene una enmienda a la totalidad de nuestro sistema,  COVID-19 The Great Reset.

En dicha presentación, afirmaron que nuestro sistema necesita un “Gran reinicio”, en el que destacarán factores tales como:

1º nuevas estrategias tecnológicas y humanistas para gestionar la situación dentro del contexto de la cuarta revolución industrial,  frente a la política y gestión tradicionales  que no son suficientes.

2º Un aumento de la demanda de sanidad, con un replanteamiento de los recursos materiales y humanos que se le dedican

3º Políticas para conseguir una economía más inclusiva.

4º Acciones para reducir la desigualdad en muchas franjas de la sociedad.

5º Producción sostenible, respeto al medio ambiente e Importancia de las políticas ESG (Environment, Social y Governance) en las empresas.

Dentro de ese contexto de reinicio global , las  preguntas se suceden de manera inexorable   ¿ Cuál es el papel de las industrias culturales y creativas digitales? ¿ En qué pueden ser útiles? ¿Cómo pueden ayudar en el proceso de transformación social y económica?

Collective intelligence framework / WEF

Las industrias creativas y culturales digitales , implican la fusión de nuevas y viejas actividades humanas basadas en la creatividad y se configuran como un sector estratégico, con componentes simbólicos y productivos a la vez.  

Estas industrias, especialmente las miles de pequeñas y microempresas que están a la vanguardia de la creatividad, son visionarias no sólo por su creciente pujanza económica, sino, por que son un presagio de todo una nuevo orden social y económico  con consecuencias en  la forma en que se organizan los negocios, se estructura la nueva educación  , se mide el valor de los bienes , se construye la vida laboral y se planean las ciudades en las que vivimos .

Por un lado, anticipan el camino de la estructura ontológica de nuestra era y por otro, hacen emerger nuevas industrias basadas en la conectividad y el talento humano , ponen en marcha nuevos modelos de negocio exponenciales y configuran  significativamente el nuevo paradigma económico.

Para comprender mejor y sistematizar este análisis, los efectos colaterales y las consecuencias de la presencia de las nuevas industrias creativas digitales sobre el conjunto del nuevo ecosistema social, económico y cultural, vamos a abordar la cuestión en los siguientes artículos que publicaré en los próximos dias.

El próximo artículo será el dedicado a Industrias creativas y culturales digitales  y automatización.